domingo, 7 de diciembre de 2014

El gran negocio de la deuda


Cuanto más crece la población mundial más rápidamente se agotan los recursos naturales propios de un país, por lo que muchos gobiernos buscarán tales recursos en países del Tercer Mundo –a los que son fáciles de explotar– sin importarles «la vida de la gente que les están dando las ganancias» (Justina Mumba). Si antaño  invadieron África llevándose a su gente como esclavos, ahora se llevan sus recursos naturales. Así por ejemplo, el dinero que ofrece China a los gobiernos africanos rara vez se orienta hacia inversiones en salud o educación sino en proyectos de infraestructuras que no hacen sino enriquecer a gobiernos corruptos y empobrecer aún más a sus habitantes, que son precisamente quienes más necesitan de esos recursos. Está claro que a las potencias mundiales no les interesa que África despegue de su miseria, pues así lo tendrían más difícil para controlar las redes de su política interior, pero sobre todo para no pagar un precio cada vez mayor por sus recursos naturales. 

      Los países desarrollados que prestan grandes sumas de dinero a países en desarrollo no lo hacen con la finalidad de que se lo devuelvan con intereses –eso no sería negocio– sino más bien con la finalidad de que no puedan devolvérselo jamás. Sólo así tendrán vía libre para explotar sus recursos naturales, crear centros estratégicos, bases militares, fábricas o influir en su política interna. Hoy día las guerras ya no son rentables: dan mala publicidad al poder. Más inteligente es arrasar un país endeudándolo.



José Carlos Andrade García

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.